A hombros de los gigantes

Decía el filósofo francés Bernardo de Chartres allá por el siglo XII que los enanos subidos a los hombros de los gigantes pueden divisar un panorama mucho más extenso. Esta idea, utilizada posteriormente por eruditos de todas las épocas (Robert Burton, Isaac Newton, Friedich Nietzsche, Umberto Eco, etc.), hace referencia a la importancia de emplear ciertos conocimientos ya adquiridos como punto de partida para profundizar en cualquier área de estudio. Y es de este modo, siguiendo la estela de quienes nos precedieron, confiando en su trabajo y aprovechándonos de su generosidad, como podremos apoyarnos en cimientos sólidos que nos permitan crecer y evolucionar, es decir, mirar más allá.

Dentro del Método DeRose hay un gran número de esos gigantes sobre los que asentarse con firmeza. Entonces, ¿por qué no preguntarles a ellos acerca de su experiencia? ¿Por qué no acercarse a quienes llevan más tiempo vivenciando esta filosofía y aceptar sus sugerencias como regalos? ¿Por qué no dejarse influir por lo mucho que tienen para compartir los más veteranos de esta Cultura? ¿Qué tal si recurrimos a los que poseen ese valiosísimo patrimonio, qué tal si nos impulsamos sobre su conocimiento y nos subimos a los hombros de su sabiduría?

La suma de capacidades puede actuar como un catalizador de la práctica, una suerte de atajo para acceder a niveles de conciencia más elevados. La aceptación –con humildad y gratitud– de los consejos y opiniones de quienes han dedicado más años a esta filosofía y la asumen e incorporan naturalmente a sus vidas (Maestros, Docentes e Instructores) representa una garantía inmejorable de progreso en todos los ámbitos.

¿A quién no le sirvió un comentario rescatado de un curso para mejorar la ejecución de una técnica? ¿Quién no consiguió extraer mucho más partido de la práctica gracias a un pasaje de un libro? ¿Quién no se sintió fascinado –cautivado, hechizado– por lo que hacemos tras una recomendación de su instructor? Estos pequeños detalles, unas veces transmitidos por quienes nos enseñan y otras descubiertos personalmente gracias a su influencia a medida que adquirimos experiencia, constituyen herramientas insuperables para una evolución más rápida y eficiente dentro del Método DeRose.

Texto original: Josué Barba (fragmento extraído de Ásana, una herramienta para la evolución interior).

2 comentarios sobre “A hombros de los gigantes

  1. Qué lindo texto!
    Muy inspirador para aceptar con gratitud los consejos de los más antiguos.
    Me hace acordar con una sonrisa, todos esos descubrimientos que son hallados en cada vivencia y en cada curso.
    Felicidades Josué!
    Abrazos desde Santo Domingo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *