Entrenamientos

Iniciantes: 
Es la etapa introductoria al Método DeRose. Se trata de una práctica basada en movimientos conscientes, coreográficos e inteligentes que desarrolla la consciencia corporal, la vitalidad y la salud como un todo, y repercute prioritariamente sobre:

  • La mejora de la flexibilidad, tanto la elasticidad muscular como la movilidad articular, por medio de técnicas corporales con permanencias largas y mentalizaciones.
  • La definición muscular, con un consecuente aumento de la capacidad de fuerza, la resistencia muscular y el tono, gracias a ejercicios de autocarga, isométricos, sin repetición ni impulso.
  • El incremento de energía producido, entre otras cosas, por los cambios en la vascularización de la masa muscular y el aumento de la oxigenación celular, cuya consecuencia es la mejora de la salud de todos los órganos y tejidos del cuerpo, el aumento de la sensación de bienestar y la capacidad de administrar con eficiencia los estímulos estresantes. 

El formato de las clases es de 1 hora (Iniciantes) o de 1 hora y media (Iniciantes XL) dependiendo del día y el horario. 

Práctica Completa: 
Se trata de una de las etapas avanzadas del Método DeRose. Tiene como objetivo ampliar la conciencia a través de un profundo trabajo de autoconocimiento mediante una práctica que potencializa de forma integral las aptitudes del practicante. Para ello son aplicadas herramientas que:

  • Mejoran significativamente las cualidades físicas por medio del incremento de la fuerza, la flexibilidad, el equilibrio y la conciencia de movimiento. 
  • Desarrollan la sensibilidad y la sutileza, estimulan el aquietamiento y conectan al practicante con percepciones más íntimas y, sin embargo, poderosas. 
  • Permiten administrar con más eficiencia las emociones, gracias al evidente aumento de la vitalidad y los niveles de energía del organismo. 
  • Agudizan las cualidades mentales y la capacidad de foco y concentración.
  • Favorecen la intuición, entendida como capacidad de encontrar respuestas y soluciones a todas las preguntas. 
  • Potencializar los efectos de todo aquello que se hace (mejoran otras disciplinas)

Algunos de los recursos metodológicos que integran esta práctica son:

  • Ejercicios respiratorios. 
  • Vocalización de sonidos y ultrasonidos. 
  • Limpieza y purificación orgánica.
  • Técnicas corporales.
  • Relajación y descontracción muscular. 
  • Meditación. 

Mindfulness y meditación:
En esta clase se trabaja la atención plena a través de técnicas corporales, respiratorios, técnicas de concentración y meditación, entre otras.